Ya, en cierto modo, me conocen. Mi nene, el Santi, sin autorización,(atrevido como siempre,) publicó el relato de mis recuerdos. Como se habràn dado cuenta, no nací ayer. Con mi amigo del alma, Häberli, que se me fue hace poco, decíamos que con Benedetti e Idea Vilariño, somos de la sub 20. Por el año en que nacimos. Los espero.Tata

viernes, 25 de abril de 2008

La verdad, es extraño que la gente de la nueva generación sienta como suyas las vivencias de los protagonistas de tiempos y costumbres que nada tenían que ver con los suyos. Hoy es 25; a todos los que hicieron comentarios, les recuerdo que la historia no los absolverá por hacer llorar a un viejo. Y, lo peor, es que lo animan a volver a escribir. Como dice una bloguera, ajo y agua
.

5 comentarios:

FLACA dijo...

No es para hacerte llorar, Tata, ¡pero contás tan lindo!...que aunque me queme en la hoguera, aquí estoy, firme, en tu auditorio.

rafaela dijo...

la semana pasada llegue al blog de santi con esas fotos de montevideo con humo tan sugerentes, hoy con mas tiempo descubro tu blog Tata, placer en saludarlo y comenzar a leerlo, desde aqui en madrid

andal13 dijo...

Acá, entre nos, Tata, a mí me gusta llorar de vez en cuando; siento que me purifica. Y con el correr de los años, hasta me he animado a llorar en público, porque viste cómo es, al que no le guste, ajo y agua!
Besos,
Andrea

Ro dijo...

Nosotros somos demonios llorones y llevamos la lloradera a todas partes. No nos importa la historia ni ser absueltos por ella. Queremos emocionarnos. Es nuestra forma de sentirnos vivos y hemos aprendido que los momentos más importantes de la vida no se celebran con risas y sí con lágrimas surcadoras. Asi que, por favor, quiero ir a llorar al cuartito...¿Venís?

Ro dijo...

ro soy yo, rossana, que anduve acortándome el nombre para pasar un poco más desapercibida desde que me incineré el otro día en el cristal y el único patriota que se atrevió a seguirme a la fogata fue su hijo, el Santi.
¿Usted se animará a contar algo allá? Yo lo espero. Beso