Ya, en cierto modo, me conocen. Mi nene, el Santi, sin autorización,(atrevido como siempre,) publicó el relato de mis recuerdos. Como se habràn dado cuenta, no nací ayer. Con mi amigo del alma, Häberli, que se me fue hace poco, decíamos que con Benedetti e Idea Vilariño, somos de la sub 20. Por el año en que nacimos. Los espero.Tata

domingo, 6 de abril de 2008

Quiero antes que nada, decirles a los de la cofradía, que ellos seguramente también en su infancia y adolescencia fueron creadores de infinidad de sueños. El Santi me dice que cuente algunas de mis vivencias. Vamos a hacer un pacto de damas y caballeros; quiero, si cuento las mías, que a lo mejor tienen interés solo para mí, conocer las de ustedes. Cuando escuché a Serrat cantar a Machado en "Mi infancia", pensé cuantas cosas en común hay en la feliz niñez de los pueblos pequeños. Claro; él tuvo quien le enseñara juegos prohibidos a la sombra de una higuera. En mi caso, mi juego pecaminoso fue el apropiarme con la ayuda de mi hermana de unos higos preciosos en dos higueras ajenas. Me da un poco de pudor contar cosas mías. Siempre pienso en el eclesiastés. "Y vi que todo era vanidad" Pero si les interesa, seguiré. Un abrazo a todos. Prometo que cuando esté más ducho, les escribiré a cada uno.
tata

3 comentarios:

andal13 dijo...

Está bien, Tata: cuando te duches, visitame!!!
Jijiji...
Besos,
Andrea

el fantasma de García dijo...

Hola tata, soy yo, el fantasma de garcía. Hace 30 años que nos conocemos. Tengo un blog. Felicitaciones por el tuyo, y por haber superado tan rápidamente el temor y las barreras tecnológicas.

Un abrazo, el de siempre

Rossana dijo...

Hola, prometo que mañana vengo a contar alguna cosa de la infancia...Hoy estoy reventada! Besos