Ya, en cierto modo, me conocen. Mi nene, el Santi, sin autorización,(atrevido como siempre,) publicó el relato de mis recuerdos. Como se habràn dado cuenta, no nací ayer. Con mi amigo del alma, Häberli, que se me fue hace poco, decíamos que con Benedetti e Idea Vilariño, somos de la sub 20. Por el año en que nacimos. Los espero.Tata

martes, 17 de junio de 2008

Becho. Fascículo segundo



Me voy a confesar. Normalmente hago un borrador para más o menos poner en orden las cosas. Hoy no pude hacerlo; leí los comentarios, y veo que les interesa; por lo que trataré de recordar tantos momentos vividos cerca de ese personaje. El era íntimo de Häberli, mi amigo del alma. Por consiguiente, también mío. Sin embargo, como con sus compañeros de atril puede decirse que se había peleado con todos, (por una semana, más o menos), y en la orquesta estábamos muy cerca, yo pensaba; cuando me tocará a mí. Y no pasó mucho tiempo. En un ensayo, nada menos que con Blech, un director argentino, exelente como director pero insoportable, en determinado momento, cuando el dire se estaba poniendo pesado, el Becho hizo en la cuarta cuerda, un glisado descendente que recorrió el diapasón desde desde el clavijero hasta el puente. Entonces; ¡pero Becho; un músico como vos haciendo eso en un ensayo!. La respuesta fue inmediata. - ¿Me vas a enseñar a mí, como comportarme en la orquesta?. No me hables más. Se imaginan; yo interiormente muerto de risa. Por supuesto desde ese momento no le hablé. No recuerdo si a la semana o los diez días, en un viaje de la orquesta al interior, en un momento que mi compañero de asiento se levantó a hablar con alguien, el Becho se sentó a mi lado, me puso la mano en el hombro, y: -Santiago; dos amigos como nosotros no pueden estar distanciados por una cosa tan sin importancia. Becho; fuiste vos que me prohibiste hablarte, - Bueno, sabés como soy yo. Perdoname. Y la paz fue de nuevo. Continuará

6 comentarios:

DRIADA dijo...

Es que los que son amigos de verdad se lo perdonan todo por eso son amigos

andal13 dijo...

Buenísimo, Tata...
¿Te puedo hacer una sugerencia? Bueno, no sé para qué te pregunto, porque te la voy a hacer igual: dejá pasar más tiempo entre una anécdota y la siguiente, porque los que entran a visitar un blog suelen leer el texto de arriba, nomás, y se pierden el resto. Si dejás el mismo texto 5 días o una semana, das más tiempo a los lectores a que disfruten cada entrada.
Besotes!
Andrea

FLACA dijo...

Gracias,Tata. Yo a veces soy así, me enojo y no soy muy agradable, después tengo que pedir disculpas como el Becho.
Andrea tiene razón con la sufgerencia, pero no nos dejes esperando muchos días. Un abrazón.

La terapia de Rafaela dijo...

Yo me leí las 2 entradas, para no perder detalle... pero está relinda la historia... cuando hay amistad de verdad uno "pasa página"... es recíproco

FLACA dijo...

Tata: en mi boliche te espera un amigo desde hace días.Se va a ir sin que lo veas.Te invito a pasar.

María Jesús Lamora dijo...

Y todo por un glissando.
A veces es por menos.
Un abrazo desde lejos.